Más empresas, menos pobres

Compartir

Es posible ayudar y ganar dinero a la vez.
Las empresas sociales rentables son un camino que puede reducir la pobreza y generar derrama económica.

Al menos 405 millones de personas en Latinoamérica viven en hogares con 10 dólares de ingresos diarios per cápita, según datos del BID. En México la situación no es distinta, porque más de la mitad de los habitantes son pobres y al menos 66 millones de personas subsisten con menos de cuatro dólares al día.

Del total de la población, cerca de la quinta parte tiene rezago educativo y no tiene acceso a servicios de salud. El 59% no cuenta con seguridad social, 85% vive en pobreza patrimonial y la cuarta parte carece de acceso a la alimentación, de acuerdo con datos del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).

Ante esta situación, el sector privado debe convertirse en un aliado para resolver los problemas más apremiantes de la sociedad. “La inicitaiva privada y el gobierno deben trabajar juntos para multiplicar los apoyos”, dice Guillermo Jaime, autor del libro Capitalismo Social, la conexión entre la riqueza y la base de la pirámide. Al respecto, Jaime propone una fórmula para que a través de la creación de empresas sociales rentables la gente de escasos recursos –pertenecientes a la llamada base de la pirámide– puedan mejorar su calidad de vida.

El Capitalismo Social: La conexión entre la riqueza y la base de la pirámide es un libro que tiene por objetivo inspirar a los emprendedores, empresas, gobierno y todo tipo de organizaciones a transformar la realidad haciendo negocios.

“El camino para combatir la pobreza —dice— es encontrar la conexión entre el capital y la base de la pirámide”. Capitalismo Social más que una teoría es una posibilidad, un camino que invita a los emprendedores a convertirse en empresarios sociales que generen valor e impacto social.

La pobreza es un tema central que ocupa la atención de organismos como la Organización de las Naciones Unidas y los Objetivos para el Desarrollo Sostenible, en los cuales se determina que el en 2030 es imperativo resolver efectos colaterales como desnutrición, analfabetismo, discriminación, conflictos armados, inequidad de género, insalubridad, entre los más relevantes.

“Un emprendedor social debe ser el puente entre el capital y la necesidad de la base de la pirámide”, explica Guillermo. “Es el vehículo para que más empresas e inversionistas destinen su dinero a proyectos de alto impacto”.

El libro sugiere a empresarios, líderes, autoridades y organizaciones de todo tipo, construir empresas sociales rentables y asumir un modelo de negocios que puede impactar al mundo: el capitalismo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *