¿Ya eres emprendedor? Ahora sé un empresario social

Compartir

Salir de tu zona de confort, no recibir un sueldo fijo y dejar las ventajas de tener una posición directiva en una empresa multinacional para convertirte en emprendedor social no es una decisión sencilla. Atreverse a emprender es comenzar una aventura llena de lecciones y grandes satisfacciones.

Un emprendedor es un individuo con una fuerza interna que lo motiva a crear y hacer cosas nuevas. Tiene ambición, motivaciones personales y hambre de crecer.

Siempre he pensado que un emprendedor come bien o duerme bien, pero nunca las dos cosas. A quien le gusta vivir bien es posible que el estrés por generar ingresos no le permita conciliar el sueño; y a quien acostumbra dormir ocho horas, probablemente el tiempo y el dinero no le alcancen para vivir con comodidades.

Todo depende. Lo cierto es que cuando uno decide convertirse en uno de los protagonistas del mundo de los negocios debe estar dispuesto a sacrificarse para conseguir su sueño.

Un emprendedor social es casi como cualquier otro. Su vocación nace de un deseo y del espíritu por desarrollar una idea de negocios desde cero. A estos emprendedores, además, los mueve el afán de ayudar a otras personas.

Los emprendedores sociales sueñan con cambiar el mundo. Sueñan con tener un negocio que sea un verdadero factor de cambio para los más vulnerables. Tienen lo mejor de dos mundos: la pasión que genera el emprendimiento y la posibilidad de generar un impacto que transforme a la sociedad.

Un emprendedor social, más allá de tener claro el modelo de negocios y el impacto que tendrá su proyecto, debe preguntarse desde un inicio cuál es su motivación principal: ¿Abrir una empresa que se convierta en un agente de cambio? ¿Ser el mejor empresario del sector? ¿Hacer el bien a la humanidad sin importar cómo?

Es en este punto en el que radica la diferencia entre un emprendedor con visión de empresario y un emprendedor con una óptica filantrópica.

Las preguntas de un emprendedor social:

  1. ¿Cómo aumentar las ventas sin descuidar el impacto social de la compañía?
  2. ¿Cuál es el verdadero objetivo de una empresa social: venderle un producto a la base de la pirámide o mejorar sus condiciones de vida?
  3. ¿Cómo conectar la riqueza con la pobreza?
  4. ¿Cómo puede una empresa ser la más influyente en el mundo social y ser rentable a la vez?
  5. ¿Quiere contribuir con su grano de arena o quiere ser un verdadero factor de cambio?

Foto: Luis García

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *