La clave: entender el mercado

Compartir

El reto de un emprendedor social para lograr una conexión efectiva que lo lleve a escalar su negocio y a multiplicar el beneficio a la sociedad, está en tener la capacidad de arremangarse la camisa para conocer a su mercado. Acercarse a la gente de la base de la pirámide, comer con ella y caminar juntos. Escucharla para conocer sus motivaciones y aspiraciones y poder comprenderla.

La pregunta que siempre tiene que hacerse es si la falta de demanda de una necesidad específica obedece a la falta de puntos de referencia o bien, a un intangible como la idiosincrasia, usos y costumbres o barreras creadas por la sociedad.

Diseñar un producto o servicio sin atender estos factores generará un problema muy importante de escala. Mi convicción es que para conectar con la base de la pirámide hay una premisa básica: no diseñar soluciones pobres para los pobres. Todas las personas tienen derecho a vivir con comodidades y un emprendedor debe ser el primero en probar el producto o servicio que está ofreciendo. De lo contrario, puede parecer incongruente y ofensivo.

Una de las partes más difíciles para conectar con la base de la pirámide es a lo que llamo “romper el cristal”. Consiste en derribar la barrera que te separa de la gente. Para lograrlo hay que bajarse del coche. Una cosa es ver a la gente desde fuera y pasar de largo y, otra muy diferente, es acercarse a dialogar, a respirar y a entender la pobreza. Para sensibilizarse ante la problemática por la que atraviesan estas personas hay que entrar en su círculo.

Un empresario que quiere crecer con una empresa de impacto social no puede ver a la gente de la base de la pirámide como algo lejano. Esta visión implica, además, un proceso de transformación en el modelo de su empresa. Si quieres transformar el mundo y mejorar la vida de las personas, pregúntate: ¿Qué estarías dispuesto a sacrificar en tu empresa para tener éxito e impacto social?

Variables de un emprendimiento social:

  • Ser un modelo efectivo de generación de riqueza.
  • Tener un programa de reinversión de utilidades
  • Incluir herramientas para medir el impacto social y su efecto multiplicador al conectar el capital con la base de la pirámide
  • Además de tener un plan de negocios, hay que tener plan de impacto social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *